Tengo una buena idea de negocio, ¿cómo empiezo?

Son muchas las personas a las que se les enciende la bombilla de la creatividad y dan con la idea de negocio de sus sueños. Sin embargo, el desconocimiento y el miedo, las llevan al fracaso

¿Qué hago ahora?

Este es el momento de ser realista. Una idea de negocio tiene que ser rentable. Para saberlo, el primer paso es conocer el mercado y la posible competencia. Es posible que alguien ya esté haciendo lo que tú pretendes hacer y, si lo hacen, es necesario fijarse en cómo lo hacen, sus virtudes y sus defectos.

De la competencia también puedes descubrir si tu idea encaja en un hueco del mercado que no se ha cubierto aún. Lo contrario sería reconocer que ese mercado está ya saturado.

Es el momento de hacer un plan de negocio

Un autónomo debe desarrollar este plan en función de las características y necesidades del negocio que pretenden montar, prestando mayor atención a aquellas áreas que más les benefician. Desde Mi Asesoría en Positivo señalamos los aspectos más importantes que debe tener un plan de negocio: 

  • Estructura formal: detallar las funciones de los miembros del negocio o de los socios.
  • Descripción del proyecto y los objetivos: Se trata de definir exhaustivamente el producto o servicio que se pretende lanzar al mercado: qué soluciones ofrece, qué ventajas tiene o qué oportunidad de negocio hay en el mercado.
  • Planes: Es el momento de elaborar los planes necesarios para lanzar el producto o servicio al mercado:
  • Plan económico: cuánto dinero es necesario para poner en marcha el proyecto y cómo se pretende financiar.
  • Plan de marketing: qué mecanismos se van a utilizar para dar visibilidad al negocio.
  • Plan de recursos humanos: ¿es necesaria la contratación de personal?, si la respuesta es sí, el emprendedor debe plantearse qué cualidades deben tener los empleados y cuánto va a costar su contratación.
  • Análisis del mercado y de la empresa: En este apartado se pretende conocer cómo funciona el mercado en el que se desarrollará la actividad empresarial y las empresas que ya trabajan en él. Además, es el momento de recoger información sobre el área donde va a trabajar la empresa.
  • Situaciones: Se trata de plantear un plan de reacción ante una situación de éxito, o de fracaso. Aquí se pueden prever diferentes situaciones a las que pueda enfrentarse una empresa al cabo de un año de funcionamiento, y crear una estrategia para responder ante ellas.

¿Y de dónde saco el dinero para financiarlo?

Ya has demostrado que tu idea de negocio es rentable, ahora puede que necesites financiación.

 Algunas de las alternativas para arrancar una idea cuando no se cuenta con capital suficiente son:

  • Socios: Pueden ser familiares o amigos que reciben una participación en las ganancias del negocio a cambio de contribuir con trabajo o con recursos económicos o materiales.
  • Entidades bancarias y banca de desarrollo: Se trata de una de las alternativas más clásicas. Hay que tener bien claro los aspectos más atractivos de la idea de negocio para poder venderla a estas entidades, ya que serán más proclives a prestar más cuanto más posibilidades de éxito tenga el negocio y mayores garantías existan de poder devolver los préstamos. Los bancos ofrecen distintas modalidades de financiación y cada entidad tiene productos diferenciados.
  • Sociedades de Capital Riesgo. Son sociedades que entran en el capital social de la empresa como accionista durante un tiempo determinado aportando también asesoramiento y acompañando al negocio hasta que despega.
  • Crowdfunding: Una modalidad de financiamiento relativamente novedosa, en la que se reciben cantidades pequeñas de un grupo grande de personas que apoyen la idea de negocio.

Ya tengo el capital, ¿cómo monto mi empresa?

Este es el momento de elegir qué tipo de forma jurídica queremos ser, física o jurídica, es decir crear una sociedad bien sea anónima, limitada. 

Trámites Fiscales

Los trámites fiscales se realizan en la delegación de Hacienda correspondiente. Para ello, hay que seguir los siguientes pasos:

Antes de iniciar la actividad empresarial, es necesario realizar la Declaración Censal, que, básicamente, se trata de un resumen de la situación tributaria en la que se encuentra la persona.

Es el momento de presentar el modelo 036 o 037. Dependiendo de si la persona debe formar parte o no del Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores. Este modelo puede presentarse tanto presencial como telemáticamente.

El siguiente paso es darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) durante el primer mes de inicio de la actividad. En este caso, el modelo a presentar es el 840, donde se define la actividad que se va a desarrollar.

Trámites Laborales

Los trámites laborales, por su parte, se formalizan en la Administración de la Tesorería General de la Seguridad Social.

Es el momento de darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. El emprendedor tendrá que presentar el modelo TA.521 cumplimentado, junto a la fotocopia del alta en el Impuesto de Actividades Económicas y una fotocopia del DNI. 

Otros Trámites

A partir de aquí, solo queda formalizar una serie de trámites que únicamente son obligatorios para autónomos empleadores o para autónomos que desarrollarán su actividad en un local abierto al público.

Para estos trámites y los mencionados anteriormente, os invitamos a que os pongáis en contacto con nosotros, dejando en nuestras manos todo el papeleo que tanto tiempo roba, para que vosotros disfrutéis de lo más importante.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *